La escencia de toda persona se refleja siempre en su mirada, sus gestos y su sonrisa.

Quien logre penetrar en nuestros ojos tiene el poder de tocar nuestra alma, esa alma que tendemos a esconder. 

Las Chiapanecas